El pescador

Pesca niebla. Todas las mañanas. Le gusta subir a los tejados justo cuando empieza a aclararse el mundo, y esperar a que amanezca sentado en el borde de cualquier chimenea. Le gusta ver salir el sol y desperezarse a los pájaros. Saca su caña ñes una caña especial, no es cualquier caña, y es que la niebla no es tan fácil de pescar como pareceñ y prepara los aparejos. Le gusta pescar con guantes, y un sombrero pequeño, caliente. Lanza el sedal con fuerza. El anzuelo se pierde entre la niebla. Cuando lo pierde de vista y no hay forma de ver ninguna de las plumas de colores que siempre lo rodean ñlas plumas son imprescindibles para pescar nieblañ se relaja, sabe que tendrá una buena jornada.

Los comentarios están cerrados.