En concierto Micah P. Hinson

Micah aún conserva su cara de niño. Ahora viste traje cuando toca la guitarra. Su guitarra sigue despeinada, con todas las cuerdas al aire. Le da dos caladas al cigarro antes de que fumen las cuerdas: le quita la boquilla y lo engancha al lado de los trastes, arriba del todo. El cigarro se consume a la misma velocidad que las las notas. Saben a ceniza. Como antes. Como siempre.