de Jean-Pierre Jeunet, Amelie

El padre de Amelie, ex médico militar, trabaja en un balneario termal de Enghien-les-Bains (labios apretados indican dureza de corazón). A RaphaÎl Poulain le disgusta: orinar cerca de alguien; atraer miradas de desdén hacia sus sandalias; y salir del agua y sentir que se le pega el bañador. A RaphaÎl Poulain le gusta: arrancar a trozos el papel pintado; poner en fila todos sus zapatos y lustrarlos con esmero; vaciar su caja de herramientas, limpiarla bien y volver a ponerlo todo en su sitio. La madre de Amelie, Amandine Fuet, institutriz nacido en Gueugnon, es de naturaleza inestable y nerviosa (tic facial indica agitación neurótica). A Amandine Poulain le disgusta que el agua caliente le arrugue las yemas de los dedos; que alguien que no le guste le roce la mano; y tener marcas de almohada en las mejillas al despertar. A Amandine Poulain le gusta: la ropa de los patinadores artísticos; dejar el parqué como una patena; vaciar el bolso, limpiarlo bien y ordenarlo todo de nuevo.

notas sobre El viaje de Chihiro, de Miyazaki

Por primera vez la vi hace algo menos de un año, en japonés, con subtítulos en inglés, a una calidad muy triste. Calidad que no le quitaba ni sonrisa a la historia. En el cine salió antes en Madrid que en Londres. La he revisto varias veces después. El mundo de Chihiro está lleno de vida. Para soñar despiertos, y no olvidar que es posible. Los duendes existen. (Diciembre, 2003)

entrevista a Hayao Miyazaki, leída en Medios Independientes

Hayao Miyazaki lleva 20 años en la vanguardia del cine de animación en Japón. Fue uno de los pioneros de la industria y actualmente es su creador más destacado. Su filmografía muestra una asombrosa unidad de visión y una enorme integridad a pesar de la gran variedad de trabajos que ha llevado a cabo. Esta honestidad puede ser la clave del éxito del que disfruta hoy día. Productor, diseñador, director, dibujante y escritor, Miyazaki es un artista genial y de los más brillantes de su generación. Su carrera abarca 39 años y durante este tiempo ha abordado todos los temas y ha explorado todos los registros. Con tono satírico, épico o elegíaco ha pasado del retrato al cine de género y ha expresado con una simplicidad ejemplar las grandes pasiones, entregándose al lirismo del alma y a los juegos encantadores de la fantasía…