Ese ruido en el tejado

El hombre se despertó a las tres de la mañana. Otra vez. Llevaba varios días despertándose a las tres de la mañana. Lo malo es que después no se podía dormir, desde las tres a las siete de la mañana pasaba con los ojos como platos. Y es que a su tejado se había mudado una urraca azul, y la urraca, todos los días a las tres de la mañana, comenzaba a piar. No era exactamente un piar… era un graznar, fuerte, rasposo, como hablan las urracas. No era algo constante, la urraca soltaba un graznido, altísimo, y después se callaba.


El hombre se había mudado hacía poco tiempo al campo, se dijo a sí mismo que estaba cansado de la ciudad, que en la ciudad hay mucho ruido, mucha contaminación, mucha gente. Que en la ciudad había demasiadas cosas que le molestaban, el camión de la basura, los adoquines sucios, los perros que meaban en su portal. Demasiadas molestias.
Se compró una bonita casa de campo y se aisló allí, tranquilo, al fin, después de tantas incomodidades. No invitaba a amigos a su casa, porque no quería que sus amigos vieran lo maravilloso que era vivir en el campo y se vinieran todos con él, quitándole su tranquilidad. Así que no se lo dijo a nadie, cuando le preguntaban dónde vivía respondía que “lejos, por allí, ya sabesÖ” Eso sí, en su casa bonita de campo tenía muchas hormigas. Cuando llovía se colaba el agua por debajo de la puerta e inundaba, un poquito nada más, el salón. Y, a veces, en pleno verano, las chicharras cantaban tan alto que no podía dormir la siesta. “Quién necesita una siesta”, se decía. Pero la gota que colmó el vaso fue esa urraca azul que le dio por cantar todos los días a las tres de la mañana. Todos los días. Durante meses.
¿Cuánto tiempo vive una urraca? Porque el hombre estaba convencido que la urraca siempre era la misma. La urraca azul que había nacido para molestarle. La veía sobrevolar el techo a algunas horas, incluso por las noches. Se supone que los pájaros no pían de noche. ¿O sí?

5 pensamientos sobre “Ese ruido en el tejado

  1. Y cansado de la urraca azul se volvió a mudar. La urraca azul había podido con él, ¿o era negra?, ahora ya no recordaba el color de la urraca, y tampoco le importaba mucho porque siempre se la había imaginado azul. ⁄nicamente era capaz de recordar su fuerte y rasposo graznido.
    La vida le había demostrado que la gran ciudad no era para él, y ahora, de nuevo tras unos meses de tranquilidad y felicidad en el campo, tampoco había encontrado allí lo que buscaba. Y su felicidad se había esfumado como si de humo y espejo se tratara.
    Pero por fin, había encontrado algo muy particular, un sitio retirado de todo y de todos, un lugar donde no tendría que poner excusas para no recibir visitas, un lugar donde no hubiera camiones ni urracas, un lugar donde sólo estuviera él y su tranquilidad. Su lugar, sólo para él.
    El desierto sería su nuevo hogar. La urraca no llegaría al desierto y así, esa urraca que había nacido sólo para molestarle, quedaría lejos de su vida, apartada y no volvería a existir. Allí, él triunfaría sobre la vida.
    Pssss, Pssss, Psssss, de nuevo a las tres de la mañana, el ruido siseante de la serpiente de cascabel lo volvió a despertar. Esa serpiente que sólo existía para molestarle.
    Francisco.

  2. Y cuando por fin reunió el valor suficiente para acercarse a la serpiente con un palo, dos hachas y un tarro de veneno… descubrió que era solo una cuerda. Le dio varios palazos, no sabía muy bien si por alivio, por alegría o por enfado. ÁTanto tiempo engañado! ÁPor él mismo!
    (Creo que se volvió a la ciudad, eso sí :-))
    PD. Me lo has puesto a huevo :-DDD

  3. Jejeje … y así se demuestra, que el universo es un completo y perfecto círculo matemático, donde no hay principio ni fin :)

  4. Good post! I’m obsessive about the salon I am going to where I live. My home is Florida right now, but I’m always traveling around and I always try to make time to past by different salons in other areas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>