Butoh o la danza de la oscuridad

Hace poco encontré un artículo sobre el Butoh, y se me han quedado flotando las palabras que citan de uno de sus creadores, Kazuo Ohno: «Si quieren comprender sus propios cuerpos deben aprender a caminar bajo el mar, en el lecho marino. Conviértanse en polvo de polilla. Todas las huellas del universo se encuentran en las alas de una polilla.»
El Butoh está entre la danza y el teatro, y cuanto más leo sobre ella, más ganas tengo que verla representada.
También afirma Ohno, en relación a los cuerpos y el movimiento de los bailarines: «Un trozo de madera, un viejo. Para conseguirlo debes escuchar tu cuerpo. Te indica a través del dolor, del dolor como sonido. Pero es un chispazo mental tan rápido que si lo piensas demasiado, desaparece. Cuando bailas estás existiendo, no piensas».
Lo que se parece mucho a lo que explica Alexandra Kalinine sobre el baile, y es que una y otra vez todas las flechas apuntan al mismo sitio. Y el baile consiste en sentir, en dejar fluir y soltar. No en pensar. Sino en caminar bajo el mar.

2 pensamientos sobre “Butoh o la danza de la oscuridad

  1. Yo lo pude disfrutar en directo hace más o menos un año, aquí en Madrid, y fue una experiencia completamente diferente a la de cualquier otro espectáculo. Los oídos, los ojos, la mente, el cuerpo miran y escuchan, hasta que dejan de ver y de oír, y todo acaba fundiéndose, no a negro como en el cine, sino a un color indefinido, mudo e ingrávido que se parece mucho al color del sueño. Me encantó y escribí sobre ello en mi blog:
    Punto de Fuga

Responder a C. Marceli Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>