Escribir es como bailar

Alexandra Kalinine nos contó que bailar es permitir que el mundo se meta dentro de ti. Dejar que entre. Y después soltarlo, dejarlo ir otra vez.
Y a mí todo esto me recuerda a lo que dice Umbral sobre la escritura y la desaparición del cuerpo. «Escribo por el placer de desaparecer». Y me recuerda a las palabras de Billy Elliot delante del jurado de examen. «Siento como un desaparecer. Como electricidad.»
Cuando escribes como si bailaras, y dejas que el mundo se meta y después salga en el papel, la sensación es la misma. No hay un yo que esté escribiendo. Y por eso, en esos momentos, da la sensación que esas palabras están escritas por otra persona.
Todo consiste siempre en lo mismo. Sentir espacio. Soltar. Dejar ir. También me recuerda a un ejemplo que ha puesto Lama Tashi cientos de veces. Sobre la pintura y el juego creativo de la interacción, quien pinta un cuadro y en lugar de enfadarse con el borrón que le ha salido sin querer, lo aprovecha para seguir pintando.
Dejar fluir lo que salga. Sin bloqueos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>