Cambios

Imagina un padre. Un padre que se levanta un día a las seis de la mañana, compra litros de pintura y comienza a pintar peces en las paredes de su salón. Descuelga los cuadros del siglo pasado, aparta los muebles de la herencia y pinta peces de colores. Por todo el salón. Imagina un niño de seis años. Un niño que encuentra una pecera gigante en un salón que tan respetable parecía. Un día. De repente. Ahora su padre es pintor y viven en medio del océano.

Los comentarios están cerrados.