Sobre la improvisación

Leyendo una entrevista a Sony Rollins me encontré con esto que comenta sobre la improvisación. Que sirve, igual de bien, para la escritura, esas cosas que pasan demasiado deprisa como para analizarlas. Eso es. Lo mismito.

No es algo de lo que pueda hablar demasiado porque, mientras improviso, las cosas pasan demasiado deprisa y no tengo tiempo de pensar. Improvisar es como vivir un trance espiritual, no es algo que se pueda analizar mediante la razón. La esencia de la improvisación es permitir que la música surja por sí misma. Es un ir siempre adelante: no puedo quedarme tocando cosas que ya sé. […]


Y aquí le preguntaban qué le impulsa a seguir «en la brecha». Me gustó lo de estar en el buen camino, y también esa tranquilidad que transmite la respuesta cuando admite que tal vez no se pueda hacer todo en una sola vida.

Lo mismo que cuando empecé: la búsqueda de algo que no creo haber encontrado todavía. Es algo que quiero expresar con mi música. El qué, no lo sé. Sé que está ahí. Quizá sea lo que algunos llaman el «acorde perdido»… sólo sé que trabajo en ello y espero aproximarme poco a poco a mi objetivo. Quizá nunca llegue a conseguirlo pero sé que estoy en el buen camino. La vida es corta y no puedes pensar en hacerlo todo en una sola vida.

Los comentarios están cerrados.