Un oasis en Valverde

Un perro Alaska tumbado en un suelo de parqué con calefacción. Plantas por las paredes, por el techo. Un espejo al fondo, que duplica al perro y al parqué. Un sillón de peluquero. En el escaparate más plantas, piedras de río, caracolas, y flotando, peces voladores a varias alturas. El perro abre los ojos cuando pasas, sin levantarse.

Los comentarios están cerrados.