Soledad comparada 1

Un hombre vestido de payaso está de pie en un taburete bajo en el centro de una calle peatonal. El maquillaje de su cara es de un blanco sucio, y un rojo muy llamativo. El maquillaje está un poco arruinado, como si se hubiera mojado la cara. Viste mucha ropa de abrigo, ropa de payaso, pero deteriorada, muy vieja. En la mano tiene una pandereta, que toca sin ritmo, muy lento. A los pies del taburete descansa una gorra boca arriba, sin ninguna moneda dentro. Está cantando un villancico clásico acompañado por la pandereta. El ritmo es muy lento y monótono. Por los dos lados del payaso pasa gente en las dos direcciones, cargadas de bolsas. La gente viste ropa de verano y gafas de sol. Pasan rápido cerca del payaso, que sigue cantando su villancico. A espaldas del payaso, una niña pequeña se para un momento, le señala con el dedo. Su madre rápidamente la coge en brazos y se aleja con ella.

Los comentarios están cerrados.