Posando mariposas

En la noche de las estrellas todo estaba en su sitio. Las piedras del suelo, dos estrellas fugaces (y un mosquito), los insectos y las plantas con pinchos. Un jersey rojo con dos mangas abrigadas. Un refugio mágico con velas de reflejos rojos y buenos augurios. Varias notas musicales como cascabeles en la noche, susurrando con el viento. Olor a pino, banderitas de colores, un techo brillando en plata de luna. Libertad. Ronroneos. Espacio abierto, lleno de deseos y caracoles.

Los comentarios están cerrados.