Gaviotas

Vivo a ciento cincuenta kilómetros de la costa, pero a media tarde salí al jardín y sentí el mar. El aire olía a sal y a algas. Volaban dos gaviotas perdidas cruzando las nubes. Este fin de semana tengo que acercarme al mar.

Los comentarios están cerrados.