Cometas de colores

Colégio Palas, Rio de Janeiro, barrio da Tijuca. Recuerdo mis tiempos de colegio en Río tan mezclados como las calles de Madrid. Imágenes sueltas de un todo que no sé pegar. Luego empiezas a andar y dos esquinas que suponías lejanas están a la vuelta una de la otra. Madrid no es tan gigante, no han pasado tantos años. Me gustaría volver para acabar el collage.


Me gustaba el nombre de mi colegio, colegio Palas. La estatua blanca de la puerta principal era Palas, diosa griega, y estaba rodeada de plantas y escalones. Los días especiales entrábamos por la puerta de la estatua, todos los demás por la puerta de atrás. Una puerta metálica verde que se abría justo a mi clase, mi aula. Me gustaba llegar al cole a las siete de la mañana, ya era todo de día, las horas brasileiras amanecen temprano. El uniforme era cómodo y sin cuadros. Camisa blanca de manga corta o camiseta amarilla. Pantalón corto o falda de tablas, azul todo. Azul oscuro como el mar de noche. Don Pedro alzó la espada sobre el río Ipiranga y gritó: independenza o morte. Algunos días no nos dejaban jugar en el patio, era peligroso porque estaban tirando fuegos de artificio, y podían caer chispas perdidas. Me gustaban mis amigos. Paula era pelirroja y con pecas en la nariz. Antonio no hablaba mucho, nos llevábamos muy bien, su hermano Mauro fue mi padrino de graduación. Las profesoras eran tías, y las tías eran titías. Tía Bethy nos leyó un texto de una cometa (papagaio) que volaba por el cielo. Todos dibujamos unos barriletes preciosos, mi amigo Antonio pintó un loro (papagaio también) con una cola de colores planeando por el cielo. Nos reíamos mucho y escribíamos en cuadernos rectangulares de rayas azules. Forrados en azul, rojo o amarillo, según materias. Mariana come arroz com feij„o. Marcelo dezenhou um elefante. O elefante é lindo. Gabiel toma café com a¡úcar. … menina manhosa que n„o gosta da rosa, que n„o quer a borboleta porque é amarela e preta, que n„o almoÁa nem janta porque cansa a garganta, que n„o escova os dentes porque ficam dormentes. Sumiu.

Los comentarios están cerrados.